Reto

El cliente era un consorcio de inversionistas globales en infraestructura que buscaba aumentar su cartera de activos en fibra.

El objetivo del proyecto consistía en asesorar al cliente de Altman Solon para la adquisición de una empresa de fibra con implantación rural y un plan de despliegue significativo. Al cliente le interesaba la valoración de los supuestos clave del plan de negocios del objetivo, aplicación y enfoque para salir al mercado, rendimiento comercial, técnico y operativo; además del establecimiento de los parámetros fundamentales del plan de negocio.

Solución

El proyecto consistió en Módulos Comerciales y Técnicos de Debida Diligencia.

Un componente central de la Debida Diligencia Comercial fue la estimación de mercado direccionable del objetivo de B2C y B2C de municipio por municipio. Se tuvieron en cuenta factores como el nivel existente de banda ancha de alta velocidad (DSL y cable coaxial), la disponibilidad de subsidios, la distancia a una red troncal propia o el tamaño de las empresas en la red cercana para el caso B2B. Una vez definido el mercado potencial, Altman Solon se centró en el análisis adicional de:

  • La capacidad de implantación del objetivo (contratistas implicados) y la capacidad (desarrollo de la cadena) para llevar a cabo  el plan (hogares a equipar con el tiempo);
  • perspectiva de desarrollo de penetración en función de una participación equitativa implícita, modelo de negocio futuro y percepción de marca, también respaldada por una encuesta de clientes a nivel nacional.
  • El coste del desarrollo para instalar la fibra, en función de la densidad de hogares en la zona, del tipo de terreno y de su superficie; así como de la evolución de los próximos costos laborales.

El enfoque de la Debida Diligencia Técnica se centró en evaluar la estructura de la red, incluyendo la valoración de los términos comerciales de los contratos de arrendamiento de las rutas principales, la utilización y el rendimiento de la red, además de los procesos clave para la implantación y las operaciones en red.  Con la Debida Diligencia se exploró también el panorama de TI, incluyendo la revisión de los proyectos principales en curso. El equipo hizo visitas en dos zonas geográficas distintas.

Resultados

Altman Solon se enfrentó a supuestos seleccionados “sell side” y llevó a cabo un análisis detallado de los ingresos y  costes, apoyando el modelo “buy side” del cliente, con validez para más de 10 años.  El proceso desembocó en una adquisición de éxito.

La estimación detallada del mercado direccionable ayudó a definir el potencial total de viviendas aprobadas para el objetivo. El análisis de rendimientos pasados y la capacidad de implementación actual y planificada estableció el límite de despliegue anual máximo en hogares. Se recomendaron niveles de penetración en base a las suposiciones del modelo de negocio futuro (retail versus mayorista o versus escenario mixto). Junto con el análisis ARPU, se valoró el potencial de ingresos futuros de la empresa. Los estudios de costos y CAPEX, apoyados por la Debida Diligencia Técnica ayudaron a estimar la rentabilidad general del negocio en el futuro y fueron componentes fundamentales del modelo de valoración del cliente.

Altman Solon también asesoró a los miembros del consorcio con numerosos análisis adicionales para sus respectivos comités de inversión.